El periodista rockero Iván Allué Montilla es el responsable del primer libro dedicado al papel de la mujer en el Metal y el Rock Duro en España, cuyo título genérico es “Mujeres, Rock & Heavy Metal”. La apostilla o subtítulo que lo acompaña es “¿Quién dijo sexo débil?”, ya que refleja el estado actual del colectivo de féminas que cantan o tocan instrumentos en grupos de ambos estilos. Y por fortuna, la presencia femenina es ya una realidad tan elocuente que queda demostrado que en este sentido ha habido una evolución muy positiva desde los inicios del nuevo siglo.

El autor ha optado por una fórmula que le honra, al evitar la clásica recopilación de datos sin más, huyendo de las discografías y las biografías al uso para ir más allá y profundizar en todos aquellos argumentos que puedan clarificar la situación de las mujeres como parte activa del movimiento. Para ello no ha dudado en armarse de tiempo y paciencia y contactar directamente con las protagonistas del fenómeno, que han respondido a un cuestionario común.

Las invitadas a este debate virtual han rodado la cincuentena, siendo la lista tan apabullante que no nos resistimos a destacar unas cuantas -en este caso aquellas que de forma individual o colectiva figuran en la galería fotográfica del inserto en color del libro-: Agnés Castaño (Lilith), Ailyn, Alba García (Pareidolian), Alba Karry (Dr. X), Alejandra Burgos (Fyre!), Amparo Llanos (Dover), Andrea Casanova (Rainover), Angela Gossow, Ariadna Blay (Devil’s Trill), Aroa Martín (Khael), Bárbara Black (Black Rock), Bárbara Desig (Machine Gun), Broken Lingerie, Charlotte Wessels (Delain), Cristina Llanos (Dover), Cristina Scabbia (Lacuna Coil), Cynthia Chávarri (13 Left To Die), Diva Satánica (Bloodhunter), Doro Pesch, Elisa C. Martín, Fast Sharks, Fátima Díez (Rabia Pérez), Foxy Lady’s, Gat (Menzia), Irene Villegas (Against Myself), Isabel Mañós (Dais), Isabel Marcos (Insolenzia), Joana Amaro, Lady Marian (Psideralica), Laura Moral (Döria), Leonor Marchesi (Onliryca), Libintia, Lizzies, Lupe Villar, Marta Abad (Dawn Of The Maya), Mireia Cuesta (Moonshide), Nadia Elgabu (Ghost Trip), Noelia Fernández  (Versya), Patricia Pons (Synlakross), Patricia Tapia (Khy/Mägo de Oz), Pili Villatobas (Resilence), PL Girls, Rosa Pérez (Muro), Rosario Ruiz (Violet June), Sara García (Edenkaiser), Silvia Idoate (Xtasy), Simone Simons (Epica), Steffi (In Mute), Tarja Turunen, Toxic Army, Traw, Vanesa Blanco, Worth, Wurdalak, Yanet Valmorisco, Yolanda Gil (Khaos of Death), Zezi Sixx y Zuberoa Aznárez (Diabulus In Musica). Entre este desfile de veteranas, noveles y promesas locales también hay algún nombre internacional, como prueba de que la feminización global del Metal es un hecho incuestionable e imparable.

Allué podría haber optado también por un modelo de libro oral, es decir, el más sencillo a la hora de recopilar la información mediante la sucesión sin más de respuestas entrecomilladas. Sin embargo, ha sido un acierto que prefiriera trabajar duro y cruzar los distintos testimonios para obtener las conclusiones más cercanas a la realidad. La extensión y profundidad de los temas tratados es tan amplia que no nos resistimos a transcribir los títulos de su docena de capítulos. A ellos que hay sumar el prólogo de la etnomusicóloga Silvia Martínez -aquella que a finales de los noventa sorprendió al entorno académico con un excelente trabajo sobre Heavy Metal-, la introducción “¡Las protagonistas sois vosotras!”, el prefacio “Reivindicándose en un mundo de hombres” y el epílogo y conclusivo “¿Quién dijo sexo débil”. Las cerca de 200 páginas del estudio se completan con un apéndice que incluye la relación de bandas y colaboradoras -cada una con un sintético párrafo que resume sus trayectorias-, la bibliografía y fuentes consultadas y los agradecimientos finales.

Dicho y hecho, he aquí la relación de las doce preguntas que dieron pie al intercambio de opiniones, experiencias y puntos de vista:

  1. ¿Por qué el público de los conciertos de Rock y Heavy Metal, mayoritariamente, acostumbra a ser masculino?
  2. ¿Se nos hace raro ver a una chica sola en un concierto de Rock o Heavy Metal?
  3. ¿Por qué hay más mujeres cantando que tocando un instrumento en las bandas de Rock y Heavy Metal?
  4. ¿Es el Rock, o el Heavy Metal, un mundo de hombres?
  5. ¿Una mujer sólo es vista como una figura decorativa en una banda de Rock o Heavy Metal, o es valorada por sus propias habilidades?
  6. ¿La mujer, en el Rock y en el Heavy Metal, se usa para vender?
  7. ¿Es necesario incitar a mostrar los pechos en un concierto?
  8. ¿Qué hándicaps se encuentra la mujer en el Rock y el Heavy Metal?
  9. ¿Es compatible la maternidad o el embarazo con el Rock y el Heavy Metal, con estar de gira o tocando en directo?
  10. ¿Por qué las groupies siempre han de ser mujeres?
  11. ¿Las seguidoras del Rock y el Heavy Metal se retraen por temor a parecer masculinas?
  12. ¿El público las miraría de forma distinta si fueran un chico?

Como resulta evidente por los enunciados, Allué abarca todos los aspectos de un tema sin duda apasionante, desde aquellos más tópicos y previsibles hasta los que pueden incomodar o plantear conflictos o contradicciones a las mujeres entrevistadas. El ensayista ha entrado de lleno en cuestiones polémicas, sin limitarse en sus ansias por desvelar las claves positivas y negativas del hecho estudiado. Sorprende de forma notable la libertad con la que aborda cada asunto o materia debatible, sin plantear una reflexión que en ningún momento se revele cómoda o complaciente para la otra parte. Iván Allué escribe con soltura e incluso hace gala de un cierto sentido del humor, logrando que la lectura resulte sencilla y muy llevadera.

Para saber qué contestan las implicadas, nada mejor que hacerse con un ejemplar de “Mujeres, Rock & Heavy Metal”. Fue publicado por Editorial Milenio en 2017, pero los ya habituales problemas de distribución de esta marca catalana fuera de su territorio natural hacen aconsejable recurrir al Facebook del propio autor para conseguir un ejemplar. El libro tiene el valor de los precursores y por lo tanto se establece por derecho como una referencia fundamental para quienes deseen profundizar en la siempre complicada -aunque cada vez menos y a pasos agigantados-  relación entre las mujeres y y el Rock y el Metal.

Leo Cebrián Sanz